Los que firmamos.

Esperamos que este texto no aclare ninguna duda sino todo el contrario, nos gustaría que generara preguntas que, al fin y al cabo, son el motor imprescindible para empezar cualquier proyecto si las sabes coger por el manillar.

We, the undersigned.

Martina y Mateu

 

(…) y empiezas a calcular distancias y a consultar enciclopedias, hasta que una noche de niebla te preguntas si serías capaz de irte, de dejarlo todo durante una temporada a cambio de tu aventura. Y cuando has hecho esto, cuando te has hecho la pregunta <<Por qué no?>>, ya es demasiado tarde: acabas de decidir que te vas.

Gabriel Pernau, a la Xina en bicicleta.

Barcelona, domingo 24 de Julio de 2011

Falta un mes para que salgamos de casa cargados como burros en la dirección por donde sale el sol y cualquiera podría pensar que somos deportistas, periodistas, investigadores, espías, contraespías; o algo aún peor: filantropos o proselitistas. Nada más lejos de la realidad. Tampoco salimos para buscarnos a nosotros mismos en un viaje trascendental que nos descubra nuestro lado más zen y místico, ni para descubrir cuanta miseria hay en este mundo y lo afortunados que somos en Occidente, bla, bla, bla… Para eso, amigos, no hace falta ir lejos de casa.
Quien se espere discursos grandilocuentes y metafísicos, que cambie de canal.

Si nos vamos es justamente porque nos conocemos demasiado (y no al contrario) y sabemos que en unos años nos haría crepitar los dientes el no haber dado este paso que ahora tenemos tan madurado. Se trata, pues, de un proyecto hedonista por encima de todo, y sería injusto por nuestra parte intentar disfrazarlo de cualquier otra cosa.

El 1 de septiembre cogeremos las bicicletas y la bandera de la inexperiencia y partiremos (por que partir es lo que hacemos si los verbos tienen matices) hacia la incógnita mayúscula.

El momento en que se llega al muelle del puerto y se pone un pie en el barco constituye el franqueo de una línea. Este breve lapso de tiempo divide la vida en dos. Separa todo lo que queda atrás y sumerge de inmediato al iniciado en una dimensión nueva e irrevocable.

Gilles Lapouge, Les Pirates

Partimos porque aborrecemos la puntualidad, la obediencia y la alienación; porque no nos gusta encajarnos en el modelo que la LOGSE tenía preparado para nosotros; porque sabemos que las cosas se pueden hacer de muchas formas y porque estamos convencidos que la única manera de progresar, crecer y conocer es el salto imaginativo hacia el terreno no explorado.

 

Per un plat de pinyons. from matema on Vimeo.

 

No escogimos la bicicleta para salvar el planeta de las emisiones venenosas de CO2 (aunque esto sería un buen titular y nos daría una pátina de dignidad e idealismo). Y si hubiésemos querido estar fuertes y sanos nos hubiéramos agenciado una estática y unas pesas.
Hemos escogido la bici porque nos gusta el camino difícil que nos contó Chet Baker, y porque intuimos que, en realidad, es el más interesante. Porque en bicicleta todo adquiere un valor categórico (en clave positiva o negativa) que te hace sentir que aún te corre sangre por las venas ( y no horchata!). Porque en algunas cosas aún somos más analógicos que digitales y valoramos lo concreto por encima de las estadísticas, abstracciones y noticias prefabricadas. La bicicleta nos permite estar sobre el terreno metro a metro y esta concreción nos da una perspectiva personal y próxima de aquello y aquellos que nos encontramos por el camino.

La generalización rehúye la realidad.
Se escaquea ante lo particular.

Otl Aicher, Analógico y digital.

A medida que nos acercamos al día 1 vamos perdiendo la perspectiva enfrente al proyecto y nos van surgiendo cada vez más dudas logísticas y algoritmos colgados. Lo que des de lejos parecía un magnífico bloque sólido sin fisuras, ahora que lo tenemos a dos pasos parece más frágil y formado por una infinidad de operaciones a resolver: visados, seguros, meteorología, equipaje, alojamiento, alimentación, primeros auxilios, ruta, documentación… El primer reflejo es hacer un análisis cartesiano de todo el percal, hacer uso de la razón. Pero entonces te das cuenta de que cuando más profundizas, más cabos sueltos van apareciendo: estaremos suficientemente preparados físicamente? Sabemos a dónde vamos? Hemos leído bastante sobre el tema? Estamos bien informados?…
Estamos muy orgullosos de que así sea: esto significa que hemos ido suficientemente lejos a la hora de proyectar: “la pregunta” será el motor que nos hará empezar a pedalear dentro de un mes y, por lo tanto, a resolver esta ecuación.

Cuando el resultado conduce al proceso, sólo llegaremos a donde ya hemos estado. Si el proceso conduce al resultado, quizás no sabremos a donde vamos, pero sabremos que queremos estar ahí.

Bruce Mau, Doors of perception

No os equivoquéis! Sabemos qué es el juicio y estamos aquí para pasarlo bien. Somos conscientes de que ésto no es una promesa sino un experimento y sabemos donde están nuestros límites físicos y psíquicos. Tenemos muy claro que una retirada a tiempo es una victoria y no queremos demostrar nada a nadie.

Todo esto no es más que una forma de cogernos por la solapa el uno al otro, sacudirnos y decir:

Eh! Despierta! Coge tus trastos y corre antes de que otro lo haga por ti. Y muévete, que no vas a vivir para siempre!

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.”

Miguel de Cervantes, Don Quijote

Un Abrazo!